Monedas de cochina felicidad

Troncos, pieles, sales, especies, animales, semillas, artesanías, carretas repletas de productos para intercambiar, ufff que flojera cargar eso a todos lados, que bueno que el trueque es ya casi nulo para conseguir eso que tanto deseamos.



Dinero, todos disfrutamos cuando lo tenemos, inicia la quincena y somos reyes del mundo, dos días después regresamos a nuestra realidad, aquí en México muchos vamos esperanzados al cajero solo para pasarlos del aparato a manos de otros, mas rápido que bonito el agua parece durar nos mas en las palmas que un billete de 100.

" Todavía no lo cobro y ya lo debo "

Frases como esa se escuchan como un eco social en el país, vemos como una persona que empieza su jornada laboral desde la madrugada hasta la tarde todos los días de la semana para tener algo que llevar a casa y así poder alimentar a su familia mientras ladrones profesionales con palanca y de día roban ese trabajo, se sientan en sillas de poder para dormir, darse lujos inimaginables para quien los sostiene en unos cansados hombros.

El dinero no compra la felicidad, pero no conozco a nadie que al tenerlo no caiga en la tentación de despilfarrar un poco en consumismos banales, placeres fugaces o vicios sin fin, un mal necesario en esta sociedad, entre mas ebrio o drogado se este menos dolorosa la realidad, todo cuesta y dada vez es mas, el precio de la canasta básica es superior al de los ingresos salariales del trabajador mexicano, que tiende a endeudarse para sobrellevar esta responsabilidad y así el circulo nunca termina, la quincena llega y se va como las olas del mar.



No todo es tan jodido, para quienes amamos compartir ese gasto imprevisto o planeado con las personas que amas es algo que no tiene precio, ver a tus hijos jugar y emocionarse con un detalle, la salida al cine con tu chico o chica, la cena con la familia, se convierte en un momento eterno que anima a ir por mas y dar el 110 % de uno mismo, mejorar, crecer y tener mas luciones, que bien sabe cuando después de un largo tiempo te encuentras rodeado de lo que deseabas, unos zapatos, un aparatito, una casa, ver que tu negocio fluye, que el dinero invertido ahora da frutos, que tus hijos no les falte lo que a nosotros nos faltó, darnos un gustito, se vale. 

Para todos esas personas luchonas mis admiraciones y que un día al voltear atrás digas " no fue fácil, pero lo conseguí " por que es un sabor delicioso.



¿ Alguien allí afuera me ah leído ? cuéntame cuales son tus siguientes metas.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ese el "cha" ( Pedido )

Tulpa, el amigo sugestivo

Huixtla, el misterio petrificado