Así las cosas

Clic aquí para poner la musiquirri de fondiu

Me levanto tempranito aunque no lo crean, me baño y me visto para trabajar, consigo algo para el bajón, cuento mis monedas, me pongo mis audífonos y pues a darle.

Salgo a la calle tras la chuleta y mira que joda, apenas pongo un pie fuera y plas, empieza la llovizna, ni pez, entonces llego a la avenida para abordar el transporte publico, que casualidad hay un trafico de aquellos que dices cuando lo vez " ya valió eeerga!".

Entonces camino para tomar una combi que se suba el puente y así evitar un poco de trafico, nunca falta, la vieja que no quiere caminar 10 metros mas por que eso del ejercicio esta poco valorado en México, y ni hablar del uso de la bicicleta, es que no es para menos, para encontrar trabajo hay que buscar en muchas ocasiones en lugares bastante retirados de casa, como si eso de trabajar no fuera ya cansado " yo bajo en puente de vigas" y yo en mi mente "pinche vieja, si yo vengo de alla para no atorarme"

Señor conductor, acabo de subir, pero aqui bajo, una disculpa, y tras de mi una pequeña multitud de gente igual de apresurada, jaja, pobre hombre, se quedo sin pasaje por una sola persona, ni hablar.

Vamos bien, creo que no hay tanto trafico después de todo, escuchemos pues un poco de música para este día nublado y frió, llego al trabajo pues dentro de lo que cabe bien.

Saludamos, las chocamos, con un poco de cinismo saludamos al jefe que te rompe las pelotas tan solo de verlo, esa personita que por su puesto dentro de la empresa siente que tiene derecho de joder brutalmente a las personas, olvidando que son personas y creyendo que son maquinas " hola muy buenos días" aja.

Pues que hay que hacer, pregunto, un montón de tareas, ya que, para eso me alquilo, pim pam todo el día y la tarde.

Ya después del laburo, el regreso a casa, ese momento en que dices " al infierno todos" por el resto del día, pero oh sorpresa, tienes cosas que hacer aun en la calle o en casa, a que chinga pero ni modo.

Sentado en la combi de regreso, analizando tu día, dándole vueltas a lo que no te deja en paz, viendo quien sube al transporte, todos sumergidos en el wasa o facefuck, hasta el chófer va hablando por teléfono en su chicharito.

¿Te tocaron todos los semáforos? que raro...

Llego a casa y pues seguir en las cosas que uno deja pendiente, cenamos, dejamos las cosas listas para el siguiente día, vuelvo a la cama y tengo esa sensación de que no hice nada en todo el día, estoy allí entre la oscuridad y miles de pensamientos fugaces, música de fondo y de pronto, ya estoy en ese otro mundo, otra vez.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ese el "cha" ( Pedido )

Tulpa, el amigo sugestivo

Huixtla, el misterio petrificado